Press "Enter" to skip to content

¿De qué manera contribuyen los juegos a la agilidad mental?

¿Sabías que puedes ejercitar y mejorar tus habilidades cognitivas jugando? De hecho, es una de las mejores formas para hacerlo. Para ampliar esta información, en este artículo te contamos de qué manera contribuyen los juegos a la agilidad mental.

Jugar para ejercitar la mente

El cerebro es un órgano cuya estructura se encuentra conformada por neuronas, células dedicadas a la transmisión de información por medio de mensajes químicos e impulsos eléctricos, las cuales requieren energía y cuyo funcionamiento se ejercita a medida que lo utilizas.

Por ello se dice que para evitar la atrofia cerebral debes mantenerte activo mentalmente. Aunque lo bien aprendido nunca se olvida, con frecuencia las personas notan que les cuesta un poco más de esfuerzo y tiempo realizar actividades que no practican tan seguido, tales como las operaciones matemáticas.

Afortunadamente, hoy en día existen muchísimos recursos que pueden usarse como estímulos para el cerebro y uno de los preferidos por las personas son precisamente los juegos.

Para algunas puede resultar aburrido dedicarse a estudiar un idioma nuevo, por ejemplo, pero sí se animan a participar en juegos donde deben escoger las palabras correctas para avanzar de nivel y prácticamente sin darse cuenta están aprendiendo. De la misma manera sucede con otros tipos de juegos donde puedes ejercitar diversas partes del cerebro.

Juegos de agilidad mental

Aunque no necesariamente los ubiques bajo esta denominación, la mayoría de los juegos requieren cierto razonamiento para poder superar sus niveles y existen algunos particularmente complejos que ameritan un poco más de esfuerzo, son precisamente esos los que pueden contribuir a tu agilidad mental.

La dificultad dependerá de las capacidades de cada persona, lo que para algunas puede ser muy sencillo, a otros les supone un reto y lograrán hacerlo con mayor facilidad en la medida en que practiquen y se vayan superando a sí mismas.

Algunos de los juegos que suelen ejercitar eficientemente la memoria y el razonamiento lógico son los puzles, todos aquellos donde debas utilizar piezas para armar figuras, destrabar escenarios, conseguir llaves, entre otros.

También podemos considerar dentro de esta categoría a los juegos de estilo “escape room” donde debes superar ciertos obstáculos para abrir una puerta o conseguir otra pista, los cuales usualmente incluyen puzzles, acertijos, combinaciones numéricas y memoria.

A propósito de ello, el clásico juego de memoria es realmente útil para ejercitar este aspecto a nivel cognitivo y hoy en día ha sido diversificado en nuevas y divertidas formas de jugar, con temáticas y personajes para todos los gustos.

Ya que estamos hablando de juegos clásicos, aprovechamos para mencionar el ajedrez, donde la concentración y la agilidad mental son claves para crear una estrategia que te permita convertirte en el ganador de la partida, a veces incluso previendo cuál será el próximo movimiento de tu oponente.

En tal sentido, todos los juegos de estrategia son útiles para ejercitar la mente y contribuir a la agilidad cognitiva, hoy en día suelen estar disponibles con temáticas de guerra, espaciales, náuticos, históricos y más; de modo que la variedad es lo suficientemente amplia para que siempre consigas un juego que sea de tu agrado.

Razones para jugar este tipo de juegos

Son obvias las razones por las cuales resulta beneficioso jugar este tipo de juegos, a continuación detallaremos algunas de ellas:

  •         Aprendes de una forma divertida que puedes sostener a largo plazo.
  •         Mantienes tus neuronas activas, lo cual te proporciona agilidad para todo lo que hagas.
  •         Desarrollas un pensamiento lógico y amplías tu capacidad de razonamiento.
  •         Ejercitas tus habilidades matemáticas.
  •         Ejercitas la memoria.
  •         Desarrollas habilidades espaciales.
  •         Desarrollas el pensamiento crítico.
  •         Previenes la aparición de enfermedades degenerativas de la mente como el Alzheimer.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.